nuestra
HISTORIA

Para conocer la historia de Panificadora Frau S.A. tenemos que remontarnos al año 1923, cuando la familia Frau abrió el primer horno de pan en la plaza de los Estiradores de Sóller, donde anteriormente tenían la tienda de Can Cambuix, en la que vendían fruta, frutos secos, comida para animales, etc. Al cabo de unos años, y con el negocio consolidándose, crearon la Panificadora Sollerense S.L. junto con los otros Panaderos de Sóller, y años más tarde (1960) la dejarían para montar su propio negocio en la calle Pastor. Con el tiempo, compraron la panadería de Can Capet en la calle Sant Jaume y Toni Frau Pastor volvió a la Panificadora Sollerense S.L., esta vez como propietario, hasta su jubilación.

Su hijo Toni Frau Oliver sigue sus pasos y, al igual que su padre y su padrino, la regenta hasta su jubilación.

A pesar del paso del tiempo, siempre se ha mantenido la misma forma de trabajar: artesanal, tradicional y de calidad. Lo único que ha cambiado ha sido el nombre de la empresa, inicialmente Panificadora Sollerense, para acabar llamándose Panificadora Frau S.A. hasta la fecha de hoy

Antònia Frau Crespí, hija y sucesora del negocio familiar, sigue con las mismas fórmulas, formas de trabajar y tradiciones de su antepasado, Toni Frau Puig, pero cuenta también con la experiencia de su padrino Toni Frau Pastor y de su padre Toni Frau Oliver. ¡Y por muchos años!